La alameda curicana volvió en el tiempo tomada por la Expo Malón

IMG-20171014-WA0011 (1)

 

Música, vehículos, motonetas, vinilos, hasta sabores, hicieron que cientos de personas regresaran al pasado, en la cuarta versión de un encuentro que da cita con los años 60 y anteriores.

CURICO.- Cientos de personas desde la mañana hasta el anochecer se dieron cita en el tramo de un par de cuadras, pertenecientes a la alameda Manso de Velasco de esta ciudad, para participar de un regreso en el tiempo, como parte de una nueva versión de la Expo Malón, evento que reunió por cuarto año consecutivo a elementos, vehículos de los 60 y anteriores, coronado todo ello con un tributo a los Ángeles Negro, y la presencia de los Ramblers.

Desde temprano el cordón de la alameda que llega a la avenida Camilo Henríquez de Curicó, frente al cerro Condell, se fue llenado de colorido y del sonar de los motores de un centenar de vehículos entres clásicos, “burritas”, escarabajos, descapotables, combis, las infaltables “citrolas” junto a los “fitos’ además de una completa colección de motonetas Vespa y Lambretas. Si hasta los bomberos arribaron con de sus carros de la antigüedad.

Premio a la memoria

Ivonne García, una de las coordinadoras de esta cuarta versión de la Expo Malón destacó la presencia de todos aquellas personas que arribaron al encuentro, no solo para admirar la exposición, sino a quienes se hicieron parte con algún elemento del recuerdo, por ejemplo coleccionistas de música en vinilo que mostraron sus discos de 33 y LP. “Estamos muy contentos que esto se vaya transformando en un paseo tradicional para la familia”, agregó.

De paso la comunicadora social indicó que se entregaron algunos reconocimientos, por ejemplo al esfuerzo, por mantener vigente su moto Lambreta, Segundo Galleguillos de Santiago; también se premió a Roger Arrué por su escarabajo, como auto clásico; la mejor conservación se la llevó la citroneta del denominado Señor Molina, mientras que Juan Carlos González se llevó premio por la restauración de su móvil Zastava.

La nostalgia y el twist

Mientras que los carros de bombas del cuerpo de bomberos de Curicó se llevaron el reconocimiento en la categoría “antiguo”. “En suma estamos premiando la participación, que cada año ha ido creciendo lo que nos tiene muy contentos”, dijo García. En la tarde en tanto, el recuerdo que traen los vehículos fue complementando por la música de antaño, que comenzó temprano, con el ballet de adultos mayores.

Tras ello la nostalgia repletó los aires de la alameda curicana con un tributo a Los Ángeles Negros, para proseguir con la voz de Miguel Ángel Morales, y culminar una inolvidable jornada con el romanticismo y el twist de Los Ramblers, que hizo bailar a los adultos, pero también a chicos, jóvenes, y a los que ya no lo son tanto, coronando así con alegría una jornada del recuerdo, de las mejores, dijeron los asistentes.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *