Encuentran muerto y maniatado en su cama a trabajador del sector Los Quillayes

Una de las hipótesis que se baraja, es que el trabajador en su casa haya tenido dinero por la venta de carbón, y por ello amarrado de pies y manos, con fatal descenlace.

SAGRADA FAMILIAS.- Dos equipos de la Policía de Investigaciones (PDI) se trasladaron a eso del mediodía de ayer hasta el interior del sector Los Quillayes, en la comuna de Sagrada Familia, para desarrollar diligencias que permitan establecer las circunstancias de muerte de un trabajador, cuyo cadáver fue encontrado en su cama, atado de pie y manos, con lesiones en su cabeza atribuibles a terceras personas.

El hallazgo se registró durante la mañana en una pequeña casa prefabricada, que se ubica en el callejón Las Parcelas de Los Quillayes. Allí tapado con ropa de cama, y amarrado se ubicó el cuerpo del trabajador identificado como Oscar Martínez, de 67 años de edad, conocido en el lugar como “Osquita”, quien hasta su muerte se dedicaba, en unos cerros cercanos, a la elaboración de carbón que luego vendía al por mayor.

No se descarta, y es una de las hipótesis que cobra mayor fuerza, según las fiscal de turno, Lucy Bustamante, que este obrero agrícola en los últimos días haya realizado una venta de carbón y que por esto haya portado una cantidad indeterminada de dinero, situación que habría llevado a delincuentes a asaltarlo mientras permanecía en la mediagua en que vivía. En todo caso llama la atención que haya sido maniatado de manos y pies para luego ser asesinado.

Sostuvo la fiscal que “el cuerpo de la víctima presenta algún tipo de lesiones en su cabeza y rostro, sobre lo cual vamos a esperar el resultados de los peritajes, para establecer la causa de muerte”, precisando que “se ha señalado que la víctima podría haber manejado algo de dinero dentro de su casa, por lo que se baraja la opción del robo, podría ser este el móvil del hecho, por lo que esperaremos qué nos dicen las pericias que vamos a hacer”.

Teresa y María, dos familiares del occiso, al llegar al sitio manifestaron “que no merecía morir de esta forma, tan horrible”, agregando que era un “hombre tranquilo, trabajador, que no le hacía mal a nadie, y que no merecía morir de esta forma”, refiriéndose a que los golpes propinados por los atacantes habrían desintegrado la zona frontal craneana.

Tras ase alertado, se trasladó al lugar personal de carabineros de la tenencia de Sagrada Familia, y luego dos equipos de la Brigada de Homicidios, pertenecientes a la PDI para desarrollar los peritajes investigativos sobre el sitio del suceso, la vivienda que habitaba la víctima, y dar con el paradero de los autores del violento ataque que terminó con la vida del trabajador.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *