Carabineros planteó preocupación por comportamiento de jinetes en Procesión del Carmen

Unos mil 500 jinetes participaron en el desfile en honor a la Virgen, y carabineros estima que de ellos cerca del 60 por ciento de ellos desfiló por bajo la influencia del alcohol o ebrios, causando incidentes y riesgos.

CURICO. – En la reciente Procesión del Carmen desarrollada el domingo a través de las principales arterias del centro de Curicó, participaron más de mil 500 jinetes y sus cabalgaduras, cantidad de la cual, cerca del 60 por ciento transitó bajo la influencia del alcohol, causando problemas y riesgos para sí mismo y para la comunidad. Por ello se planteará que el próximo año en esta festividad se apliquen medidas que eviten situaciones como las vividas el domingo en esta ciudad, o que derechamente los huasos a caballo no desfilen.

La Procesión, como es tradicional en esta ciudad, reunió a miles de personas que tras la figura de la virgen saludaron a la Patrona de Chile, a través de varias delegaciones, y entre ellas las de huasos a caballo procedentes desde localidades como Los Niches, Tutuquén, Rauco, Lontué, entre otros sectores. Carabineros en forma previa había anunciado que activaría servicios especiales para que el desfile se desarrollara sin problemas, ni desordenes, como los que se habían producido en el año anterior.

Bebidas alcohólicas

Sin embargo a poco de iniciada la actividad central, en distintos sectores de la ciudad comenzaron a registrarse inconvenientes, a causa de la ingesta alcohólica de los jinetes, incidentes algunos de los cuales se hicieron virales en redes sociales, al observarse a hombres del campo, sobre sus caballos, totalmente ebrios, según explicó el subcomisario de los Servicios, teniente de carabineros, Hector Fuentes, añadiendo que a causa de lo anterior hubo detenidos, incluso incautación de “cooler” con bebidas alcohólicas.

“La gran problemática que tuvimos fue la ingesta de alcohol y el estado de ebriedad durante el transcurso de la procesión, siendo un tanto complicado fiscalizar estas situaciones, porque era evidente gran cantidad de jinetes en estado de ebriedad; a ello hay que sumar que logramos incautar 5 ‘cooler’ con pisco y cerveza en su interior a personas que le vendían a los jinetes, en distintas calles en que estaban”, dijo el oficial.

Por conducción

Ejemplificó que producto de lo anterior hubo peleas entre ellos, “tuvimos que detener a dos de ellos, porque intentaron ingresar a la plaza en sus caballos, y en la fiscalización agredieron a un perro de carabineros, estableciéndose con el alcotest que uno de ellos marcaba 1,78 de alcohol por litro de sangre, por lo que fue detenido por conducción en estado de ebriedad”.

Incluso algunos caballos quedaron abandonados u olvidados en la calle presumiblemente por la ingesta alcohólica de sus propietarios; A lo anterior se suman numerosos reclamos de vecinos de distintas calles, porque los jinetes ocuparon durante la jornada los frontis de sus casas como urinario, incluso para defecar; además hubo que disponer de servicios de custodia en la carretera 5 sur para acompañar a los jinetes que de noche regresaban a Los Niches y Lontué.

Ley seca

 El teniente Fuentes indicó que ayer sostuvo una reunión con la directora del departamento del Tránsito, Verónica Caputo, con quien abordó estos antecedentes, no descartando que para la próxima versión de esta fiesta religiosa, se adopten medidas y acciones, entre ellas por ejemplo aplicar “ley seca” en el sector, exigir que los caballares sean trasladados en vehículos, y restringir el consumo de alcohol para los participantes en el desfile.

Asimismo, planteó que en estas acciones también tome parte el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). “La idea es disponer una planificación para evitar estas situaciones, en torno a los jinetes, ellos generaron todos estos problemas, y queremos hacerlo antes que ocurra una tragedia”, acotó.

fotografía: Redes sociales

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *