Autor de tragedia carretera: “quería matarme chocando con un camión”

Piden 10 años de cárcel en su contra. Sujeto reincidente, conduciendo en total estado de ebriedad y contra el tránsito, hace dos años desató tragedia que costó la vida a tres personas, en la ruta cinco sur frente a Molina. Ayer pidió perdón, aunque igual arriesga el máximo peso de la ley Emilia.          

CURICO.- Con el testimonio voluntario del imputado, en que reconoce que quería morir, chocando con un camión, se inició ayer el juicio contra Benjamín Wladimir Durán Bravo (33), autor del delito de conducción en estado ebriedad causando la muerte, en la ruta cinco sur frente a Molina, en un hecho ocurrido hace 2 años, y en el cual murieron 3 personas, luego que este sujeto además, guiara su vehículo en el sentido contrario del tránsito.

“Quiero pedir perdón, porque quien tenía que morir en ese accidente era yo”, dijo Durán Bravo, al iniciarse el juicio en su contra, en que la fiscal Leticia Flores solicitó a las magistradas se aplicara una pena de 10 años de cárcel, más aun por ser este individuo reincidente, recordando que  en el 2014 había sido condenado por manejo en estado de ebriedad, por lo que al momento del fatal accidente conducía con un duplicado de licencia.

Sostuvo en sus palabras “que yo quería chocar de frente con un camión y matarme, porque de un tiempo estaba muy desmotivado con mi vida; me había ido a vivir solo, no tenía ánimo de trabajar, comencé a beber demasiado, no conseguía una pareja estable”, agregando que “me sentí tan vacío con la vida que llevaba, que decidí terminar con todo, y a esa hora que pasaban muchos camiones avancé contra el tránsito para chocar contra uno, y matarme”, reiteró

Fatal colisión

De esa forma, el acusado recordó los hechos de la madrugada del 29 de junio del 2015. En esa oportunidad condujo por varios kilómetros contra el tránsito hasta que colisionó frontalmente contra un automóvil en que viajaba toda una familia. Como antecedentes se agregan que el examen de alcoholemia marcó 1.99 gramos de alcohol en la sangre; más una copia de licencia, luego que la original se hubiese retirado por manejo en estado de ebriedad en el 2014.

El accidente arrojó 3 víctimas fatales: el conductor del vehículo colisionado, Matías Gonzalo Iriarte Saavedra (26),  Claudia Denisse Jaque García (29), y su hija de solo 4 años de nombre, Belén Isidora Faúndez Jaque, todos de la comuna de Villa Alegre hacia donde regresaban desde la región de O’Higgins. Con ellos viajaba la propietaria del auto, Paulina Zapata Cifuentes, de 31 años, única sobreviviente, que resultó con lesiones graves, y aún con secuelas.

Pena superior

La fiscal Leticia Flores, ante las magistradas Amelia Avendaño, Patricia Moller y Jimena Orellana, indicó que a juicio del Ministerio Público, además de la gravedad y las consecuencias del hecho, “existe reincidencia del acusado por una condena del 2014, por lo que creemos debe aplicarse la sanción mayor para este tipo de delitos, y además porque la Ley Emilia señala que ante este tipo de circunstancias debe aplicarse el rango superior de penas”.

En cuanto al testimonio del imputado, la profesional enfatizó que a su juicio “no aportó mayor antecedente al esclarecimiento de los hechos”, por lo que no se configura una eventual atenuante de colaboración en la investigación, lo que fue complementado por el abogado querellante Cristian Vega, quien indicó que las palabras del acusado, en que reconoce su intención de “chocar” podría incluso configurar un nuevo delito, eventualmente de homicidio.

Que él sufra

En tanto, María Paz Iriarte, hermana de una de las víctimas reconoció que han sido dos años terribles ante la pérdida de sus seres queridos. Al mostrar un cuadro con  los rostros de las tres víctimas, agregó que “queremos pedir que se haga justicia, ya que nosotros como familia vamos a estar sufriendo toda una vida, y queremos que él (el imputado) por lo menos varios años sienta este sufrimiento, encerrado, que él viva en carne propia este sufrimiento”.

El juicio ayer prácticamente culminó en su desarrollo por lo que para esta mañana fueron fijados los alegatos de clausura. No se descarta que en esta jornada las magistradas de la segunda sala del tribunal oral en lo penal de Curicó entreguen veredicto en torno a Benjamín Wladimir Durán Bravo, quien desde ocurrida la tragedia, hace más de dos años, ha permanecido en prisión preventiva en la cárcel de esta ciudad.

Mauricio Poblete