HOSPITAL DE CURICÓ REALIZÓ PRIMERAS CIRUGÍAS EN LA REGIÓN CON DONACIÓN DE TEJIDOS

 CURICO. El Hospital de Emergencia de esta ciudad fue escenario hace solo algunos días, de un hito en la salud pública regional, y específicamente en el desarrollo de los procedimientos médicos reparatorios sobre el sentido de la vista. Esto, luego que este centro asistencial se desarrollarán en forma consecutiva cuatro cirugías oftalmológicas que fueron posibles gracias a la donación de tejidos de pacientes altruistas.

Se trata de membranas amnióticas, extraídas de las placentas de mujeres donantes de distintos puntos del país, que juego de ser sometidas a un proceso de preparación y conservación, fueron trasladadas el martes reciente desde el Banco de Tejidos del hospital San Borja hasta uno de los pabellones del hospital de Curicó, en este último centro, donde 4 cuatro pacientes fueron intervenidos en forma  exitosa.

Los facultativos a cargo de las operaciones describieron las patologías sufridas calificándolas como problemas de pterigion, es decir, “complicación ocular que de no tratarse puede llegar a comprometer la córnea. Si bien los implantes de membrana amniótica se vienen realizando desde hace algunos años, nunca se había realizado con tejidos de donantes altruistas; antes se debía comprar a privados estos tejidos, mientras que ahora son donados y están a disposición en el banco de tejidos, por lo que hay un ahorro económico en la gestión.

América Cornejo, enfermera Coordinadora de Procuramiento Regional del Servicio de Salud Maule, explicó algunas de las cualidades de utilizar la membrana amniótica. “Ello, disminuye el dolor, tiene una función analgésica, reduce las infecciones en un porcentaje importante, además tiene una mínima antigenicidad, es decir no produce rechazo; tiene un muy buen resultado al usarse como implante en la extracción de pterigion”.

En cuanto a la donación se explicó que El proceso comienza cuando una mujer va a dar a luz y decide ser donante de tejidos, específicamente de la placenta, de donde se extrae la membrana amniótica. En este sentido América Cornejo precisó que al tener la decisión de la madre, el procedimiento se inicia “con la extracción y lavado en pabellón, luego se mandan a radioesterilizar a la Comisión Nacional de Energía Nuclear”.

“Luego, ahí, los procesan, se toman exámenes a la donante, se mantienen en cuarentena, si los exámenes salen buenos se vuelven a repetir a los 3 meses y luego esas membranas amnióticas son liberadas para ser utilizadas en pacientes receptores, como ocurrió este martes en Curicó”, añadió la profesional.

Sandra Vallejos, administradora de pabellones del Hospital de Curicó y una de las funcionarias que participó en la idea y ejecución del proceso, narró que “hace un par de meses comenzamos las gestiones para conseguir membranas consultando con el Banco Nacional de Tejidos del San Borja, quienes nos orientaron para lograr esta primera procuración de tejidos para ser implantados a estos pacientes de Pterigión Grave”.

Ello fue destacado por Oscar Madariaga, uno de los pacientes que se vieron beneficiados, quien expresó que “fui operado de cataratas, pero me volvió, entonces esta posibilidad de optar a una membrana amniótica me tiene feliz, ya que nunca pensé que me iban a llamar tan pronto para esta operación”.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *