Preocupación en frutícola molinense por fulminante deceso de joven trabajadora

El lunes sintió malestares que la obligaron a acudir hasta un centro de salud en Rio Claro desde donde fue derivada a Molina, y murió el miércoles en el hospital regional de Talca.

MOLINA.- Al Instituto de Salud Pública (ISP), en la región metropolitana, fueron enviados para análisis, las muestras tomadas a una trabajadora, de 21 años de edad, quien falleció presumiblemente afectada por un cuadro fulminante de meningitis. Su deceso generó preocupación en el más de millar de personas que se desempeñan en la empresa frutícola donde trabajaba la joven, por lo que Salud aplicó urgentes medidas profilácticas preventivas.

La situación comenzó a producirse el lunes, cuando la trabajadora, perteneciente a la zona de Rio Claro, tras culminar su turno en la empresa Garcés Fruit -ubicada en el camino San Pedro de Molina- comenzó a padecer un fuerte dolor de cabeza. Por ello que acudió al Centro de Salud de su comuna; posteriormente fue atendida en el hospital de Molina, desde donde se derivó, ante su agravamiento, hasta el hospital de Talca.

Fulminante

El miércoles, pese al esfuerzo de personal médico de este centro asistencial, la joven mujer murió, presumiéndose, y según los síntomas, que habría sido afectada por un cuadro meningocócico, según confirmó la Seremi de Salud, Marlenne Durán, quien indicó que una vez encendidas las alertas, se activaron los protocolos en torno a las personas con las cuales la víctima había tenido contacto en las últimas horas, entre ellas, sus compañeros de trabajo.

La profesional precisó  que entre las acciones de profilaxis, es decir de protección, se aplicó el medicamento respectivo a unos 600 trabajadores que forman parte del turno en el que laboraba la joven. “Tenemos un caso sospechoso de meningitis, nos falta confirmarlo a través de los exámenes del ISP, pero clínicamente tenía varios signos y síntomas de meningitis, por lo cual se activa el protocolo, el bloqueo en torno a los contactos cercanos”, afirmó.

Descartes

Sobre esto último Durán sostuvo que “la joven trabajaba en una agrícola, con unas 600 personas, y este bloqueo se activó sobre todas ellas el día jueves, es decir que el hospital de Molina estuvo suministrando el medicamento, los antibióticos para que las personas no vayan a generar la enfermedad”, agregó la Seremi.

Añadió que durante ese procedimiento, dos trabadores plantearon que padecían síntomas, por lo fueron derivados inmediatamente al hospital de Talca, “pero fueron descartados, o sea, tenían signos correspondientes a otras situaciones, que pudiesen ser de tipo psicológico, o atribuibles al temor. En todo caso al haber habido contacto, y percibir algún síntomas extraño, de igual forma deben consultar, como así lo han hecho, e ir descartando”.

Segundo turno

Ante la preocupación que el caso ha generado, la Seremi, funcionarios de su repartición y del Hospital de Molina concurrieron ayer, nuevamente a la empresa, para reunirse con los otros 600 trabajadores que no corresponden al turno de la joven fallecida. “Hemos venido a explicarles que deben estar tranquilos, que no han estado en contacto con la paciente, y que por ello no están expuestos, en todo caso, a quienes lo solicitaron, se le suministró el medicamento, el tratamiento de  profilaxis”, aseveró la profesional.

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *